No pain no gain: emprendiendo unas veces se gana y otras se aprende

no-pain-no-gain

 

 

Sin esfuerzo no se puede conseguir nada. No pain no gain. Emprender es esforzarse, y cuando no se gana, se aprende. Me gusta mucho esta frase, cuyo autor es desconocido (al menos para mí), pero que resume muy bien el concepto del emprendimiento. Como ya lo hemos comentado muchas veces en este blog, emprender va mucho más allá de ganar dinero (aunque se haga en primer lugar para ello). Se trata de aprender por la experiencia, de mejorar, de sacar las lecciones de los fracasos y de disfrutar de los éxitos.

 

Unas veces se gana

 

Evidentemente, cualquiera que inicia el complicado camino del emprendedor lo hace para ganar. Quiere vender un producto o un servicio que responda a las necesidades de unos consumidores (sean particulares o empresas). Y por supuesto que esto le permita vivir, y si es posible hacerse rico.

 

¿Qué es ganar para el emprendedor? Ganar es cuando consigues tu primera reunión con un posible cliente. Ganar es cuando te firman el primer pedido. Y cuando cobras la primera factura. Ganar es cuando recibes retroalimentación positiva de tus clientes. También es cuando contratas el primer empleado. Hay miles de logros, y se disfrutan porque cuesta conseguirlos y porque la mayoría de las veces solo son tuyos, frutos de tu trabajo y empeño. Recuerda: no pain, no gain.

 

Otras veces se aprende

 

Lo mágico de esta frase es que no incluye la palabra perder. Es que cuando no se gana, se aprende. Porque el emprendedor vive de aprender de lo que otros llamarían fracasos. La clave es sacar una enseñanza de los errores, de los golpes de mala suerte, y en general de las experiencias negativas que se reciben, para transformarlas en experiencias.

 

Un cliente insatisfecho nos enseña como mejorar nuestro servicio. La mala suerte nos lleva a mejorar nuestro sistema de previsión. Un moroso nos enseña a asegurar los cobros. Dice la sabiduría popular que lo que no te mata te hace más fuerte. El emprendedor vive de estos golpes que le van forjando como empresario.

 

 

 

Hoy algunos de nuestros lectores emprendedores estarán ganando, y otros aprendiendo. Felicidades a los primeros y ánimo a los segundos, que mañana posiblemente los papeles se intercambien.

 

 

Artículos relacionados:

Indentificar a los clientes fantasmas

Montar una franquicia, otra forma de emprender

Marketing en red: identificar un fraude

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

Tags: no pain no gain, emprendiendo se aprende, emprender, ganar, aprender, enseñanzas, fracasos, crear empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*