Asegúrate de no ser víctima del síndrome del Coyote

terminalo

Sin duda uno de los principales peligros para el emprendedor es algo conocido como el síndrome del Coyote. Si empiezas algo, termínalo, o no lo conseguirás nunca.

Todos recordamos el dibujo animado, donde en cada episodio, el pobre Coyote está a punto de coger al Correcaminos, pero todas sus elaboradas estrategias fallan. El síndrome del Coyote, es precisamente renunciar a un proyecto solo porque ha fracasado el primer intento. El Coyote no aprende de sus errores. Si se pusiera a corregir lo que salio mal en su estratagema en lugar de cambiar totalmente, probablemente habría cogido al Correcaminos después del tercer episodio…

Cuando se inicia un proyecto empresarial, es habitual intentar estrategias para hacerse conocer y vender los productos y servicios. Por ejemplo, se puede optar por llamar a una serie de prospectos seleccionados. Después de 20 llamadas, si ninguno se ha mostrado interesado, puede dar la sensación que es un camino equivocado. Sin embargo sería un error dejarse desanimar y abandonar. Lo más probable es que el argumentario necesite ser perfeccionado. Hay que aprender de los comentarios recibidos por las personas llamadas para adaptar el discurso, reforzar los puntos más débiles, ir a lo esencial, hablar con la persona que realmente tiene un poder de decisión, etc.

Posiblemente también haya que llamar a 100 personas para conseguir un par de ventas. Puede que cueste mucho, pero si después de dedicarle tiempo y esfuerzo a una estrategia se abandona para hacer lo mismo con una segunda y una tercera, no se consigue nada.

En otras palabras, lo que tienes que hacer es tener una estrategia de mejora continua. Una vez que has optado por una estrategia, persevera con ella y mejórala poco a poco. Analiza los fallos, aporta correcciones, y sigue adelante. Ya verás como consigues resultados.

Perseverar es la clave.

Artículos relacionados:

Como valorar una idea de negocio
El emprendedor y su motivación
Una divertida forma de intentar vencer las estadísticas

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*