Thomas Alva Edison: biografía de un inventor emprendedor

thomas-alva-edison-biografia

 

El genio norteamericano Thomas Alva Edison perfeccionó muchos descubrimientos, e inventó otros tantos. En total, en toda su biografía, llegó a patentar más de mil ideas, lo que en promedio significaba una patente cada 15 días. Y no fueron cosas vanas, sino mejoras e inventos sobre cosas tan comunes hoy como las bombillas o el cine. Fue quizás el mejor representante del inventor emprendedor.

 

Un lector insaciable

Desde muy joven se interesó por los libros, y cuando tuvo que trabajar para ganarse la vida vendiendo periódicos en el tren, aprovechaba las largas paradas para leer cada libro de la biblioteca de Detroit. Así fue como empezó a interesarse por la ciencia e inició sus primeros experimentos.

 

Los primeros inventos

Un golpe de fortuna le permitió aprender a usar el telégrafo, lo que le llevó a ejercer de telegrafista en distintas ciudades de Estados Unidos, mientras seguía desarrollando sus proyectos. La aplicación de algunos de sus ideas en el trabajo le permitió ascender a mejores funciones, y cada vez dedicó más tiempo a sus propias ideas, en especial el fonógrafo, que vió la luz en 1877, cuando Edison apenas tenía 30 años.

 

Dos años después consigue perfeccionar la idea de la lámpara incandescente, gracias al diseño de un filamento que no se fundía. El año siguiente funda con JP Morgan la empresa General Electric. En los mismos años, había inventado también el micrófono de carbono usado en los teléfonos hasta los años 1980.

 

Siguieron nuevos inventos para la industria del cine, como por ejemplo las perforaciones laterales de las bobinas de película. Tuvo litigio con los hermanos Lumière para patentar la primera máquina de cine.

 

Inventor y empresario

Su fuerza como empresario fue una combinación entre la producción en masa y la protección de las ideas con los patentes. Sin embargo, la biografía de Thomas Alva Edison no es intachable, cometió grandes errores de juicio, como cuando se empecinó con la tecnología de la corriente continua cuando se demostró que la corriente alternativa era mucho más fácil de transportar y transformar.

 

Fue amigo hasta su muerte de otro gran empresario de esta época, Henry Ford, que vivía en el mismo barrio.

 

Algunas frases muy inspiradoras que ya hemos comentado en este blog son suyas, en especial esta: No he fracasado. He encontrado diez mil formas que no funcionan, porque cada intento fallido descartado es un nuevo paso hacia adelante.

 

Lo que nos enseña su vida

Si nos atrevemos a resumir su vida en pocas ideas, podríamos decir que fue una persona curiosa por aprender cada vez más (como demuestra su lectura voraz), dispuesta a arriesgarse y a cambiar (se mudó muchas veces, cambió de empleo y se atrevió a proponer sus ideas) y con una estrategia clara (se dedicó a patentar metódicamente sus logros como nadie lo había hecho antes y buscó siempre optimizar la producción).

 

Quizás algún lector de este blog sea otro Edison en potencia. Desde aquí, animamos a todos los emprendedores para que persigan sus objetivos con ilusión y valentía.

 

 

 

Artículos relacionados:

Consejos para comprar un negocio

La importancia de aprender y de seguir formándose

Los Recursos Humanos, o la (delicada) diferencia entre teoría y realidad

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

Tags: thomas alva edison biografia, inventor emprendedor, grandes inventos, grandes inventores, bombilla, cine, teléfono, fonógrafo, emprendedore, empresarios de éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*