Deshazte de clichés y prejuicios

cliches-y-prejuicios

 

¿Qué tienen en común estas tres frases: “Luke, soy tu padre”, “Tócala otra vez, Sam” y “No siento las piernas”? Podríamos pensar que son algunos de los diálogos más famosos de la historia del cine, pero en realidad nunca aparecen así en esas películas tan conocidas. Entonces, ¿por qué hasta hace unos segundos estabas tan seguro de que eran ciertas? Simplemente porque vivimos rodeados de clichés y perjuicios.

 

 

Lo que de verdad se dice en esas películas

 

En la Guerra de las Galaxias, la frase exacta pronunciada por Darth Vader es “No, soy tu padre”. En Casablanca, ni el personaje de Humphrey Bogart ni el de Ingrid Bergman han pronunciado las palabras “otra vez” cuando pedían a Sam que tocara su canción. Y la frase que todos atribuiríamos a Stallone en Rambo en realidad la dijo John Savage en “El Cazador”, otra película sobre la guerra de Vietnam.

 

 

Vivimos rodeados de información falsa

 

Los ejemplos citados me parecen muy interesantes, porque se trata de películas que hemos visto una y otra vez, y sin embargo, a pesar de eso seguimos creyendo que esas frases las pertenecen. Esto demuestra el impacto que pueden tener las creencias populares en nuestras vidas. Todavía hoy, pese a lo que ocurrió con la burbuja inmobiliaria, algunas personas siguen creyendo aquello de que “alquilar es tirar el dinero”, aunque ya es difícil encontrar a gente capaz de afirmar “la vivienda nunca baja”. Son prejuicios, ideas falsas que llegan a influir sobre las decisiones de muchas personas.

 

 

La importancia de deshacerse de los clichés

 

Quieras emprender o no, necesitas tener mentalidad crítica y no dar nada por sentado. Cada vez que tienes la oportunidad, infórmate, busca fuentes fiables y comprueba si lo que te han dicho es cierto o no. A menudo es difícil porque se trata de ideas que llevas años considerando como acertadas. Pero el pensamiento crítico es muy eficaz.

 

Como emprendedor, poner en duda los prejuicios es una gran ventaja, ayuda mucho para innovar y no conformarse, y por lo tanto para dar soluciones que nadie se atrevería a dar por conformismo, miedo o prejuicio. Es la fuenta de factores diferenciales que acaban siendo ventajas competitivas.

 

 

 

Artículos relacionados:

Inteligencia emocional en el trabajo

Superpoderes de emprendedores superhéroes

Ejemplo de superación y perseverancia

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: desaprender, cliches, prejuicios, ideas recibidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*