Tu tienes el poder: descubre cual es tu potencial y creételo

tienes-el-poder

 

Tu tienes el poder, tan solo tienes que empezar a creertelo y actuar en consecuencia. Hace unas semanas leí en el muy recomendable blog de Fernando Álvarez, Desde la Trinchera, el cuento “El águila real”, sacado del libro “El canto del pájaro” de Anthony de Mello, que os dejo descubrir. Me hizo pensar en que muchos de nosotros tenemos un potencial para algo y no nos enteramos.

 

 

Muchas veces se habla de la ausencia de cultura empresarial en España. Se dice que la propia familia y los amigos son los primeros a desaconsejarnos emprender, que eso es muy arriesgado, que es mejor opositar, etc. En una situación ideal, no deberíamos dejarnos influir por nadie para elegir lo que queremos hacer. Y quiero decir con ello que el hijo de una familia de empresarios tiene todo el derecho en preferir ser funcionario si es lo que siente que le conviene para ser feliz. Unas de mis citas favoritas es de Vidal Sasoon : “dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición”. En verdad, eso es lo más importante, disfrutar del trabajo que hacemos, ayudará mucho en hacernos felices.

 

 

Al igual que una persona se equivoca si elige ser funcionaria por comodidad antes que por vocación (tiene muchas más posibilidades de amargarse y en consecuencia influir negativamente en los demás), ser emprendedor no es algo a lo que todo el mundo pueda optar. Si no disfrutas de lo que haces, las dificultades se volverán montañas insuperables, pero si te gusta, las verás como retos (a veces hay demasiados retos seguidos pero esto es otra historia).

 

 

¿Cómo descubrir lo que nos gusta? No veo más posibilidades que ir probando. Cambiar de trabajo, cambiar de sector, cambiar de ciudad. Y siendo honestos, siempre tenemos algunas pistas. Conocemos nuestro carácter, sabemos que tipos de tareas o retos disfrutamos y cuales odiamos. Eso nos ayuda a buscar el trabajo que más nos conviene, y si seguimos sin saberlo, podemos pedir consejo externo.

 

 

Eso sí, una vez que sepas lo que quieres, hay que creérselo. Puede que no consigamos llegar a nuestro objetivo enseguida, puede que tardemos meses o incluso años (cuidado, tampoco podemos sufrir demasiado que nos amargamos igual), pero si tenemos claro el camino, cada esfuerzo valdrá la pena, y cada tropiezo será una enseñanza. Podrán hablar los demás sobre lo que nos conviene, sobre lo que harían en nuestro lugar, pero es que no están en nuestro lugar, y vida solo tenemos una. No lo olvides, tienes el poder.

 

 

Artículos relacionados:

Fábula de La Fontaine: el lobo emprendedor y el mastín empleado

La fábula del viejo y del caballo: historia de perseverancia

Como vencer el miedo a emprender


 

 

RSS Icon

 Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

 

Tags: tienes el poder, descubre tu potencial, vocación y trabajo, conseguir los sueños, fábulas, águila real

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*