A veces para ser emprendedor, primero tienes que ser empleado

de-emprendedor-a-empleado

 

A menudo, cuando te hablamos de la idoneidad de la idea de negocio, insistimos sobre la importancia de emprender un proyecto para el cual dispongas de los conocimientos suficientes, tanto al nivel formativo como en tu experiencia profesional. Lo resumimos en una frase: crear una empresa es algo difícil, y si no dominas el sector puede convertirse en una tarea casi imposible.

 

 

De emprendedor a empleado

 

Todo esto no significa que tengas que renunciar a tu proyecto. Si piensas que tienes una idea de negocio válida, y tienes ilusión por ponerla en marcha porque te apasiona la actividad que estás pensando realizar, sería una pena olvidarla por completo, incluso si te falta experiencia.

 

¿La solución? Busca un trabajo asalariado en el sector que te interesa, y aprende todo lo que puedas. Basta que entres en una bolsa de empleo por Internet para encontrar posibles ofertas. No tiene que ser un puesto que requiera mucha cualificación, tan solo un trabajo que te permita entender como funcionan las cosas. Tampoco tienes que estar años en el cargo, solo el tiempo justo para aprender.

 

 

No significa que paralices tu proyecto

 

Mientras tanto, no tienes porque dejar tu proyecto aparcado. Puedes seguir trabajando en el, mejorando aspectos de tu planteamiento en función de tu aprendizaje práctico. Aunque tengas que retrasar un poco el lanzamiento (sería muy difícil compaginar trabajo y creación de empresa), a medio plazo te beneficia, porque tendrás un proyecto mucho más consistente.

 

 

También autoformación

 

Como complemento a lo que aprenderás trabajando en el sector, es recomendable que vayas formándote leyendo todo lo que puedas sobre el gremio en el que quieres emprender. Lee libros, ve a seminarios (si tu empleo te lo permite), navega en la red en páginas especializadas y blogs. Recuerda que tu objetivo es adquirir el conocimiento suficiente sobre la materia para poder plantear correctamente tu idea de negocio. En todo este proceso, quizás confortes tu idea, quizás la mejores, o a lo mejor la abandones después de pensártelo mejor. En todos los casos, te habrá servido la experiencia.

 

 

Artículos relacionados:

Como hacer una red de contactos

El organigrama de una empresa

Como hacer una encuesta

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: de emprendedor a empleado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*