¿Cómo saber si mi idea de negocio es buena?

idea-de-negocio-buena.jpg

Ha pasado tiempo desde que escribí este artículo. Desde entonces he preparado un ebook sobre el mismo tema que te puede interesar puedes descargarlo aquí.

En cualquier momento se te puede ocurrir una idea de negocio. Después de un corto momento de euforia, lógicamente te preguntas si realmente es tan buena. Es que después de unos minutos u horas, muchos grandes pensamientos no sobreviven al choque con la realidad y la racionalidad. Sin embargo, a veces esta sensación de tener algo bueno te sigue acompañando, y es cuando empiezas a pensar que quizás hayas dado con un concepto que vale la pena.

Compártela

La verdadera prueba para una idea de negocio y su aplicación es cuando se enfrenta al mercado. Si vendes, es que tienes una buena idea bien planteada, sino o la idea es mala o el planteamiento es pésimo. Pero en la fase inicial no puedes esperar a la comercialización, y un buen sustituto es compartir tu idea con un máximo de personas.

No tengas miedo a hablar, tienes mucho que ganar con obtener la opinión de terceras personas. Algunas te darán ánimos, otros pensarán en posibles inconvenientes y obstáculos. Los comentarios negativos, siempre que vengan de personas constructivas y enteradas, te permitirán corregir tu planteamiento. Que tu idea plantee dificultades es normal, tendrás que pulirla para mejorarla. Y si te encuentras con un obstáculo imposible de superar (por ejemplo una legislación en contra), al menos lo sabrás temprano.

¿Es buena para ti?

Puedes imaginar un gran concepto, pero es posible que tú no seas la persona más adecuada para llevarlo a cabo. ¿Te acuerdas de nuestro artículo “no es la idea, es el equipo”? Una idea de negocio solo existe si se plantea de una forma inteligente, y que la llevan a cabo unas personas competentes. Si eres un gran experto en un sector y tu idea es de un área que no controlas para nada, o te formas o la descartas.

¿Hay un mercado suficiente para rentabilizarla?

Hay grandes ideas que no pueden ser empresas rentables, simplemente porque nunca sería posible hacer un negocio rentable con ellas, bien porque el mercado es demasiado pequeño, bien porque la inversión es demasiada alta, bien por muchos motivos más. Para eso lo mejor es que hagas un modelo de plan de empresa, aunque sea de forma sencilla y básica, para tener una primera idea del nivel de ingresos, gastos e inversión que implica.

Artículos relacionados:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*