Como motivarse y seguir adelante hasta conseguir los objetivos

como-motivarse  

 

Conseguir los objetivos automarcados implica saber como motivarse y aprender a seguir adelante pase lo que pase. Normalmente, para tener éxito en algo hace falta una combinación de esfuerzo y perseverancia. Las cosas buenas no llegan de un día para otro: el paso del tiempo y la constancia son dos elementos necesarios. Es igual de válido si quieres tener un blog de éxito, crear una empresa o conseguir un acenso como empleado.

 

Como las cosas buenas tardan en llegar a pesar del esfuerzo, es lógico que podamos perder parte de nuestra motivación inicial. Un día decidiste escribir un blog sobre el cine, que es tu pasión. Te pones a redactar artículos muy interesantes sobre las películas recientes, también análisis de grandes clásicos y contenido muy relevante sobre técnicas cinematográficas. Lo haces con mucha ilusión, pero después de 2 meses y 30 artículos publicados ves como tus visitas no despegan. Apenas tienes tráfico de Google, tu página de fan en Facebook crece muy lento, y empiezas a desesperarte.

 

En este momento es cuando muchas personas se vienen abajo. Pierden la motivación y en consecuencia la constancia en el esfuerzo, lo que evidentemente se traduce en resultados peores que agravan nuevamente el nivel de motivación, hasta el abandono del proyecto. ¿Cómo se puede evitar?

 

 

 

Las principales causas de pérdida de motivación

 

Si analizamos los motivos más frecuentes que llevan a una persona a desmotivarse, nos encontraremos con tres elementos:

 

– La falta de confianza en sí mismo

– La falta de objetivo

– La falta de estrategia

 

Aprender a contrarrestar cada uno de estos factores es un buen comienzo para saber como motivarse.

 

 

Confía en ti mismo

 

Ya lo dijo Ralph Waldo Emerson: “La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”. Si piensas que no vas a lograr lo que sea que estés intentando, es lógico que no veas el sentido en seguir luchando por ello.

 

Una de las actitudes más humanas es dar por hecho lo bueno y atormentarse con lo malo.

Cuando alcanzamos un objetivo, cuando tenemos éxito en algo, nos alegramos un rato, pero luego ya lo damos por sentado. Como si conseguir las cosas fuera normal.

Al contrario, si algo sale mal, nos culpabilizamos, y a menudo nos vienen a la mente todas las cosas negativas que nos hayan pasado. Un fracaso no recuerda otro, y no es difícil que eso nos lleve a creer que solo nos esperan más fracasos.

 

Pondré un ejemplo personal. Un día tuve un accidente de coche muy tonto que fue culpa mía y no involucró a nadie más que a mí. Inmediatamente después del susto y durante varios días me preocupaba volver a conducir, porque tenía la sensación de que me iba a volver a pasar algo así en cualquier momento. Por suerte la necesidad me obligaba a conducir todos los días, y poco a poco fui llegando a las conclusiones adecuadas. Entendí los motivos del accidente y me aseguré que no iba a volver a pasar. Y afortunadamente hasta hoy.

 

Para aprender a confiar en sí mismo y como motivarse creo que el mejor método es centrarse en lo positivo: en los logros y en las enseñanzas de los fracasos. Pensar en los éxitos del pasado nos permitirá demostrarnos y recordarnos que hemos sido capaces de conseguir objetivos en el pasado, y que por lo tanto nada impide que podamos volver a hacerlo en el futuro. Si por otro lado vemos los fracasos como ejemplos de cómo hacer las cosas de otra forma, entonces también incrementamos nuestras posibilidades de no volver a caer (al menos en lo mismo).

 

En definitiva, se trata de pensar en positivo.

 

 

Define tu objetivo

 

Si no sabes donde ir, entonces cualquier acción que hagas carece de sentido, porque nunca sabrás si estás más cerca de lo que quieres lograr. De nuevo pongo el ejemplo del blog. Si te lanzas en esta aventura solo queriendo tener una página exitosa, entonces no tienes objetivo. Es una meta demasiado vaga. Tienes que esforzarte más en aclarar tu concepto del éxito: ¿Tener 1000 visitas al día? ¿10.000 abonados a tu boletín? ¿Referencias en las páginas más prestigiosas del sector? ¿Vivir de ello gracias a la publicidad? Y si es esto último: ¿Cuánto dinero quieres ganar al mes?

 

Si tienes un objetivo medible, entonces podrás establecer parámetros de seguimiento de tus logros. Es un tema que he detallado hace poco en el artículo: si quieres mejorar, mide tus resultados.

 

Si eres emprendedor, es más fácil saber como motivarse con la ayuda de un objetivo claro, especialmente si has diseñado seriamente un plan de negocio. En este documento, si has estimado que vas a vender por 50.000€ al mes a partir del séptimo mes de actividad, llegado a este momento podrás compararte y saber en que punto estás.

 

Resumiendo, un objetivo claro te permite saber donde te encuentras y es mucho más fácil que te animes a correr hacia la meta si sabes cuanta distancia te queda.

 

 

Dibuja tu estrategia

 

No basta con saber adonde vas y cuanto te falta. Si no sabes como vas a recorrer el camino restante puedes desmotivarte y sentarte a esperar un milagro que nunca llegará. O si decides andar, quizás estés caminando por un camino y llegues a una fuerte pendiente que te haga volver sobre tus pasos y probar un sendero alternativo. Entonces, después de otro rato de caminata, llegarás a un viejo puente tambaleante sobre un río revuelto, y como no te atreverás a cruzar, volverás de nuevo sobre tus pasos. Y así sucesivamente. ¿Cómo va a alguien a motivarse si tiene la sensación de estancarse?

 

La estrategia es lo que te permite elegir el mejor camino para llegar a tu meta. Como no existe un GPS para la vida, tendrás que planificar y buscar por ti mismo el mejor recorrido.

 

Volviendo al blog, podrías elegir entre dos posibilidades para tus contenidos: escribir muchos artículos, hasta varios cada día (que entonces serían de menor calidad) o centrarte en redactar pocas entradas de alto valor añadido, una cada quince días. Son solo dos ejemplos entre muchas estrategias aplicables.

 

Lo más difícil al aplicar una estrategia es mantener dos principios en teoría antagónicos: perseverancia y adaptación al cambio. Si no perseveras, no conseguirás resultados, pero si te empecinas a mantener una estrategia que no funciona, tampoco lograrás nada.

 

¿Cómo diferenciar entre una buena estrategia a la que falta más tiempo o una mala que tiene que ser adaptada o sustituida por otra? Yo solo te puedo aconsejar una cosa: mejora continua. Si optas por un camino, no vas a hacer las cosas perfectamente desde el principio. Pregúntate cada día que podrías hacer mejor, y haz pequeñas modificaciones en tu estrategia. Aprender como motivarse pasa por ello.

 

Si has optado por ir a buscar a tus clientes llamando por teléfono a las empresas de una base de datos, si abordas la centésima llamada igual que la primera estás perdiendo el potencial de mejora que te da la experiencia. Si entrenas, aprendes algunos trucos y argumentos, es evidente que conseguirás con mayor frecuencia hablar con el responsable con poder de decisión, y que lograrás más citas.

 

En pocas palabras, tener una estrategia clara y adaptable te ayuda a mantener una motivación alta, porque te permite mantenerte enfocado en tu objetivo.

 

 

 

Resumiendo…

 

Para recuperar la confianza en ti mismo, piensa en positivo y busca las enseñanzas de tus errores pasados. Esto te motivará a avanzar. Fíjate un objetivo claro y conocerlo reforzará tu motivación. Establece una estrategia duradera y adaptable y te dará el enfoque necesario a mantenerte motivado.

 

Eres humano, tendrás altibajos, pero cuando te sientas ahogado por los eventos, desmotivado o deprimido, vuelve a echar un vistazo a estos tres principios básicos. No son los únicos que te pueden ayudar, pero son muy poderosos.

 

 

Artículos relacionados:

El lenguaje corporal en la vida profesional y el trabajo

Perfil de personalidad emprendedora: 4 rasgos básicos

El descanso en el trabajo: emprendedor, tómate un respiro

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

 

Tags: como motivarse, mantener la motivación, superarse, desarollo personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*