Como emprender tu propio negocio desde el trabajo

tu-propio-negocio

 

¿Estás cansado de ser empleado? ¿Quieres montar tu propio negocio? Si te preguntas como emprender, hoy te proponemos una cuenta atrás para conseguirlo en 12 meses. No lo tomes al pie de la letra, el orden de las etapas o los plazos pueden ser distintos, y por supuesto muchos pasos no son realmente consecutivos, sino que hay que ir trabajando en ellos en paralelo. Pero me parece que da una buena idea del recorrido.

 

 

Un año antes: balance de tus competencias y de tus aspiraciones

Para emprender tienes que tenerlo muy claro, no es algo fácil y si siempre has trabajado de empleado, es un mundo muy diferente, donde tienes que aprender a hacer de todo sin ninguna garantía de sueldo.

 

Si estás seguro de que quieres emprender, entonces empieza a hacer un balance de tus competencias. Examina lo que sabes hacer, los contactos que tienes, tus puntos fuertes, tus puntos débiles, lo que te sientes capaz de aprender a desarrollar, lo que te parece superior a tus fuerzas. Haz listas y tómate tu tiempo para conocerte mejor.

 

Por otro lado, tienes que tener claras tus aspiraciones. Si quieres una vida tranquila, un dinero casi asegurado cada fin de mes y unas responsabilidades muy definidas, quizás emprender no sea el mejor camino para ti. Es importante no engañarse, porque no todo el mundo está hecho para la vida del emprendedor.

 

 

Empieza a ahorrar y a formarte

 

Una vez que tengas claro que quieres montar tu propio negocio, y que te has puesto un plazo de 12 meses (es un ejemplo) para arrancar, entonces es recomendable que hagas dos cosas preparatorias muy importante.

 

Si sientes que te faltan conocimientos que podrían ser importantes, no dudes en formarte. Quizás necesites saber algo más de gestión, o de informática, o de otra cosa totalmente diferente. La formación necesita tiempo para ser eficaz, por lo que en cuanto tengas claro lo que te falta, corrígelo.

 

La financiación de tu proyecto será sin duda uno de los puntos críticos cuando empieces. Cuando antes empieces a ahorrar mejor, además esto te permitirá acostumbrarte a las dificultades económicas que suelen padecer los emprendedores en los primeros meses (o años) de su actividad. Si quieres consejos de ahorro visita este blog.

 

 

11 meses antes: busca tu idea de negocio

Una vez que te conoces mejor y sabes lo que quieres, tan solo te hace falta encontrar la idea de negocio que mejor te encaje. Si ya eres un lector de este blog sabes que publicamos muchas ideas todos los meses, y que puedes ir a nuestra página de ideas para inspirarte.

 

Llegado a este punto, quiero insistir sobre un aspecto importante. Muchos aspirantes a emprendedores buscan desesperadamente una idea genial y revolucionaría. No caigas en esta trampa, porque nunca la encontrarás. Busca un sector que te guste y mira lo que podrías aportar de más a los clientes.

 

Puede ser un concepto low cost, la adaptación de un negocio offline al mundo online, aportar un servicio adicional, etc. No olvides que millones de pequeñas empresas tradicionales viven (algunas muy bien) sin haber inventado Facebook o Google. Una buena idea de negocio es aquella que aportar valor al cliente, sea una panadería o una agencia de viajes espaciales.

 

Elabora una lista con varias ideas de negocio que te parecen interesantes y comprueba que encajan con tu experiencia y tus aspiraciones. Elige un sector que te gusta porque tendrás que vivir y soñar con él durante mucho tiempo. Una vez que tengas unas ideas comparte con otros y decide cual vas a poner en marcha.

 

 

8 meses antes: buscando a los socios

Emprender es difícil, pero lo es todavía más si lo haces en solitario. Por eso es buena idea buscar a uno o varios socios. Lo ideal es encontrar personas que tengan una formación, unos conocimientos y unas habilidades personales que te completen. Por ejemplo, si tienes un perfil más comercial, te puede interesar alguien más financiero. Pero no cometas los errores más habituales a la hora de buscar un socio.

 

 

7 meses antes: diseñando el modelo de negocio

En realidad, desde que elegiste tu idea de negocio ya tenías un modelo en la cabeza, pero al juntarte con otras personas en el proyecto, es probable que la idea se vaya modificando y mejorando. Es entonces un buen momento para dibujar el modelo de negocio, o lo que es lo mismo: definir como se pasa de la idea a los beneficios.

 

 

6 meses antes: buscando el local

Encontrar un local puede ser una pesadilla, como nos contó un emprendedor hace unas semanas. A pesar del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la gran disponibilidad de espacios en alquiler, muy pocos son los que cumplen las distintas normas municipales. Tendrás que armarte de paciencia para encontrar un local que cumple con todo, o preparar una partida adicional en tu presupuesto para obras de acondicionamiento.

 

 

5 meses antes: elaborando el plan de negocio

Una vez que tienes claro como va a funcionar la empresa, es necesario entrar mucho más en detalle y definir el proyecto de la A a la Z con un plan de negocio. Entre otras cosas decidirás que formato jurídico tomará la empresa, el estudio de mercado, las ventas estimadas, la inversión necesaria, los costes, los gastos, la rentabilidad, la tesorería y por supuesto la financiación requerida.

 

Es una etapa muy importante, porque te permite a la vez conocer las necesidades financieras del proyecto, la rentabilidad que puedes esperar, y tener unos datos de referencia con los que medirte cuando arranques de verdad.

 

 

4 meses antes: buscando financiación

Ya tienes claro como vas a funcionar y el dinero necesario para empezar y aguantar los primeros meses. Si los ahorros que has acumulado hasta ahora y la aportación de los socios no te bastan entonces tienes que buscar financiación externa. Y aunque no te haga falta, puede que sea interesante contar con algunas ayudas o préstamos de organismos públicos.

 

Organiza reuniones con los bancos y otros posibles financiadores, donde tú y tus socios presentaréis el plan de negocio de forma muy profesional y convincente. Aprovecha la oportunidad para apuntar todos los comentarios que te hagan. Algunos pueden servirte para mejor el proyecto.

 

 

3 meses antes: pidiendo una excedencia voluntaria en el trabajo

Si quieres emprender, no piensas en volver a trabajar de empleado, pero ya que la ley te permite pedir una excedencia voluntaria, ¿por qué no pedirla? En cuanto lo tengas claro tienes que solicitarlo por escrito a la empresa, ya que los plazos de respuesta se pueden dilatar. En principio si llevas más de 1 año de empleado y no has disfrutado de ninguna excedencia en los 4 años anteriores no te la pueden negar.

 

Eso sí, si te la aprueban solo podrás volver a la empresa si esa última tiene una vacante acorde a tu puesto. De todos modos, muchos convenios colectivos son más beneficiosos que la propia ley. Infórmate, ya que te vas a marchar, dejarte una posibilidad de volver algún día no cuesta mucho. En teoría puedes solicitar una excedencia de entre 4 meses y 5 años.

 

Más información en este enlace.

 

 

2 meses antes: negociando con los proveedores

Cerrar el tema del alquiler del local, negociar la compra de los equipos, elegir los diferentes proveedores de servicios y demás. Ya se habrá hecho un trabajo durante la elaboración del plan de empresa, pero ahora se trata de obtener todo al mejor precio y con las mejores condiciones. Es muy importante porque tus proveedores deben ser socios tuyos, que te apoyen en momentos complicados, igual que tu les ayudarás si puedes.

 

 

1 mes antes: contratando al personal

Si necesitas personas muy cualificadas, necesitarás adelantar un poco esta etapa. La selección de personal es algo fundamental. No olvides buscar personas muy buenas, incluso mejores que tu mismo. Por desgracia hay mucho talento en paro hoy en día, y no deberías tener problemas para encontrar personas válidas. Si les vas a ofrecer sueldos bajos (normal cuando una empresa empieza y no se sabe que va a pasar), no te olvides de incluir elementos motivadores, por ejemplo subidas en caso de conseguir los objetivos de la empresa.

 

 

Día D: Resolviendo mil cosas imprevistas

El día que empieces oficialmente tu actividad no es muy fácil de determinar, salvo que tengas un local abierto al público. Pero dado el propósito de una empresa, creo que el momento clave es cuando cierras tu primera venta. En estos momentos te darás cuenta que a pesar de todo lo planeado, tienes miles de imprevistos. No te preocupes, si trabajas duro y con cabeza, poco a poco los irás solventando.

 

 

Día D+1: ¿Dios mío, qué he hecho?

 

Es broma. No tendrás tiempo de preguntarte por que te has metido en este lío. Tendrás tantas preocupaciones y temas que solucionar que esto ni se te pasará por la cabeza. Pero todo habrá valido la pena cuando recibas la primera opinión positiva de tus clientes. Aunque montes tu empresa para ganar dinero, los momentos que más recordarás serán estos pequeños y grandes logros, cuando finalmente las cosas salen (casi) según lo planeado.

 

 

Artículos relacionados:

El lenguaje corporal en la vida profesional y el trabajo

Si quieres mejorar, tienes que medir tus resultados

Fuentes de financiación de un proyecto de nueva empresa o negocio

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

 

Tags: tu propio negocio, como emprender, montar una empresa, crear un negocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*