Análisis de la Ley de Emprendedores

ley-de-emprendedores

A falta de que tengamos algunas informaciones complementarias, la Ley de Emprendedores tal como nos ha sido presentada el último viernes en consejo de ministros tiene algunos puntos positivos y otros no tantos. Este es el análisis que hago de lo que entendí de esas medidas. En general es bastante decepcionante, pero lo esperábamos. Sin embargo algunas cosas van en la buena dirección. (foto Pool Moncloa – Consejo de Ministros 25/04/13)

¿Ley de emprendedores o ley de autónomos y PYMES?

La palabra emprendedores se está usando cada vez más para todo, y la primera impresión que me dio escuchar las medidas adoptadas es que muchas decisiones no van dirigidas específicamente a quienes quieren crear una empresa sino más bien a autónomos y PYMES en general. Pueden ser medidas positivas, pero la ley bien se podría llamar ley de apoyo al pequeño empresario. Aunque eso es solo un detalle. Veamos lo importante.

Los anuncios que parecen interesantes pero no lo son tantos

El criterio de caja para el IVA

Era una petición de muchos autónomos. Hoy en día se paga el IVA con el criterio de registro contable: cada trimestre, se hace la diferencia entre el IVA de las facturas de venta y el IVA de las compras deducibles y se paga la diferencia, independientemente del momento en el que se pagan o cobran las facturas. Esto significa que en muchos casos, se pagaba a Hacienda un IVA que no se había cobrado. En caso de impago, el proceso para recuperar ese IVA era largo.

La nueva ley dejará la posibilidad de optar por el criterio de caja. Los autónomos que lo elijan pagarán el IVA del trimestre haciendo la diferencia entre el IVA cobrado y el IVA pagado en sus compras. Para aquellos que no tengan plazos de cobro y pago muy diferentes no merece mucho la pena (salvo para protegerse de los impagados), pero para los que tienen clientes que pagan a plazos muy dilatados, al menos no tendrán el impacto del IVA.

¿Es una buena noticia entonces? Pues sí, pero con matices. En primer lugar, porque optar por el criterio de caja complica notablemente la contabilidad (hace falta guardar un registro de los pagos y cobros para hacer correctamente las declaraciones de IVA). En segundo lugar porque el fondo el problema no es el IVA, sino que pese a tener una ley de morosidad que lo prohibe, administraciones y grandes empresas siguen pagando con plazos muy alargados, sin consecuencias. Ayudar a los pequeños empresarios permitiendo que no paguen el IVA es positivo, pero es un parche sobre un problema más grave. En España los plazos de cobro son el doble del norte de Europa. Allí está el problema real.

La limitación de responsabilidad para el empresario individual

La ley va a crear la figura mercantil del Emprendedor con Responsabilidad Limitada, que no tendrá que responder con su vivienda (hasta 300.000€) en caso de no poder pagar sus deudas, salvo con las obligaciones con la administración pública.

Es una medida positiva, pero tiene una gran limitación. Si el principal problema en este país es que no hay financiación para emprendedores, ¿crees que los bancos van a financiar a un proyecto si luego no tienen contrapartidas? Es algo que ya pasa mucho con las SL. Cuando pides un crédito para tu proyecto, salvo que la sociedad tenga bienes que puedan servir de garantía, lo normal es que el banco pida garantías personales a los socios, y si no las hay no preste. Por lo tanto, la protección de la responsabilidad personal será para todos menos los dos más importantes: administración pública y bancos, lo que quita mucho interés a la figura.

Fomento de la pluriactividad

El Gobierno anunció hace meses que los trabajadores por cuenta ajena podrían tener una actividad por cuenta propia pagando solo la mitad de la cotización a la Seguridad Social. Hasta ahora, solamente las personas que ya cotizaban por el máximo podían solicitar la devolución de la mitad de las cuotas.

Aunque pueda parecer una buena medida, a mí me parece un poco injusta respecto a las personas que son autónomos a tiempo completo. Simplemente porque si dos personas quieren iniciar una actividad en el mismo campo, a la que ya tiene un empleo le sale más barato que a la que no.

Una forma de solucionarlo sería que la cotización de autónomos fuese un porcentaje de los ingresos obtenidos de la actividad. Así no se paga mucho cuando la actividad es pequeña, y todo el mundo compite en igualdad de condiciones.

Tarifa plana para los jóvenes

No voy a insistir sobre esta medida, ya que le dediqué un artículo llamado: ¡dejen de querer convertir a los desempleados en emprendedores a la fuerza!

Las medidas que son interesantes

Deducciones fiscales

Con esta ley se ponen en marcha algunas deducciones fiscales que puede permitir que aumente la inversión y por lo tanto la creación de nuevos proyectos que aporten valor a la economía española. Medidas como la deducción fiscal por beneficios reinvertidos o por inversión en I+D, o las deducciones en el IRPF para los Business Angels son decisiones cuyo impacto y aplicación habrá que seguir pero que en principio son positivas.

Simplificaciones administrativas

En este país tan burocrático, cualquier medida que simplifique las cosas es buena. Más que la creación de un nuevo modelo de Sociedad Limitada (de Formación Sucesiva), cuyo éxito potencial es dudoso, la ley contempla reducir los casos en los cuales se exige una licencia municipal, o facilitar la creación de empresa con una ventanilla única más eficiente.

Inversión extranjera

También se contemplan medidas para facilitar el permiso de residencia a los extranjeros que inviertan en proyectos empresariales, bienes inmobiliarios (500.000€ en ambos casos) o en bonos del Estado (2 millones de euros). Además de ser más flexibles para acoger el talento científico o empresarial. En mi opinión es un anuncio positivo, aunque realmente el tema inmobiliario o de los bonos del Estado no tienen nada que ver con los emprendedores sino con problemas estructurales del país (enorme stock de viviendas y deuda pública).

Las medidas que faltan

Hay al menos 3 medidas que faltan en la ley de emprendedores. Las voy a citar rápidamente porque ya hablamos muchas veces de ellas en el blog.

En primer lugar, la cotización de autónomos debería ser un porcentaje de los ingresos. Cuando se pierde dinero no se debería pagar nada, y luego debería ser proporcional a los beneficios hasta alcanzar el mismo sistema que para asalariados.

Sigo pensando que debería haber una exención de IVA sobre las inversiones de los pequeños empresarios.

Y finalmente, en lugar de crear nuevas figuras jurídicas, ventanillas únicas y puntos de atención, se debería simplificar el proceso de creación de sociedad limitada en todas sus facetas (registro mercantil, notarios, etc).

Artículos relacionados:

Indicadores de gestión y cuadro de mando
El reto de diseñar los incentivos y comisiones para comerciales
¿Cuánto cuesta registrar una marca?

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS IconSuscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletínicono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*