Porque deberíamos dejar de doblar las películas y series extranjeras

microfonoDe vez en cuando escribo artículos que no tienen mucho que ver con el contenido habitual del blog, y en esta ocasión me gustaría hablar de una costumbre muy molesta en los dos países donde he vivido: el doblaje. Esa desnaturalización de las películas extranjeras es algo tan habitual que la mayoría de las personas ni se dan cuenta de que existe, ni percibe como destroza  las obras originales. Pero las cosas se pueden cambiar. Aquí mis argumentos a favor de la versión original.

Porque la voz es una parte fundamental de la actuación

Resulta pensar que muchas personas aprecien a actores famosos como Tom Hanks o Scarlett Johansson cuando en realidad nunca les han escuchado actuar, y solo conocen las voces de sus dobles. Una actuación es un todo: la expresión, los gestos, y por supuesto, el diálogo. Doblar es sustituir la actuación original por otra versión, que además en el mejor de los casos solo coincide en silabas. Se pierde una parte esencial, y se sustituye por algo ajeno, que no pega allí. Salvando las distancias, el doblaje es como la restauración del Ecce Homo: buenas intenciones, pero un resultado muy distinto al original.

Porque el doblaje elimina muchos sonidos de ambiente

Haz el experimento en casa. Ya verás cómo puede reconocer una película doblada a una película española solo con escuchar un diálogo. Porque el doblaje no solo suena mucho menos natural, sino que también suele llevarse por delante a una buena parte del sonido de ambiente. Los diálogos doblados son demasiado articulados y casi sin ningún otro ruido que las voces. Claro que no se borran las sirenas de ambulancias o los sonidos de las bombas explotando, pero una multitud de otros pequeños efectos o sonidos de ambiente quedan borrados. El doblaje suele tener una dicción que suena poco natural porque demasiado perfecta.

Porque se pierden muchos matices en el doblaje

Los idiomas son diferentes, y como el doblaje obliga a un cierto número de silabas para que no se vea demasiado raro, las traducciones son a menudo muy imperfectas. No hablo de los juegos de palabras, que casi siempre son imposibles de traducir, incluso con subtítulos, sino de que las restricciones son tales que muchas veces la traducción es muy aproximada, o directamente se cambian contenidos.

argumentos contra el doblajePorque no cuesta tanto leer los subtítulos

Cuantas veces habré escuchado personas decir que “no les gusta tener que leer” mientras ven una película. ¿Hablamos de las mismas personas que son capaces de ver 10 veces sus mensajes del WhatsApp mientras ven una película en casa? Incluso para las demás, lo de leer los subtítulos y ver la película a la vez no cuesta tanto. Es algo al que acostumbrarse, pero después de un par de películas, ya no te fijas y todo va automático. Otras muchas cosas que hacemos en la vida diaria, como conducir, tienen un proceso de aprendizaje mucho mayor.

En los inicios del cine parlante, el doblaje se inventó para llegar a todos los públicos, en una época en la cual mucha gente no sabía leer. Por suerte ya hemos pasado este punto. De hecho, ya que hablo de los origines, es interesante ver que la primera opción de los estudios fue de rodar las mismas escenas con actores de diferentes países una y otra vez, para hacer versiones de las películas en cada idioma. Pero se abandonó por ser un método demasiado caro, y apareció la postsincronización, mejor conocida como doblaje.

Porque escuchar otros idiomas ayuda a hablarlos mejor

Vaya coincidencia que en muchos de los países donde no se doblan las películas las personas hablan mejor idiomas extranjeros, en particular el inglés. No digo que dejar de doblar las películas nos vaya a convertir en bilingües, pero es evidente que ayuda mucho. Porque escuchar una y otra vez otro idioma y leer al mismo tiempo la traducción de lo que se está diciendo ayuda mucho a consolidar el vocabulario, a memorizar giros de frases y expresiones típicas, y en definitiva a mejorar el nivel de comprensión del idioma.

En Portugal o Grecia la gente de la calle habla significativamente mejor inglés que en Francia, España o Italia. Está claro que la explicación no es únicamente el doblaje de las películas, ni mucho menos, pero llama la atención ver que ambos países no suelen doblar las producciones extranjeras.

Porque el doblaje disfraza la hegemonía cultura anglosajona detrás de una voz familiar

En mi opinión, el doblaje es una especie de autoengaño. Sabemos que las películas más vistas son americanas, pero como las vemos dobladas en castellano, no nos damos tan cuenta de la tremenda influencia cultural norteamericana sobre nosotros. Creo que si todas las películas y series se emitiesen en versión original, entonces habría más demanda para contenidos en español, y la gente sería más consciente de esa influencia externa.

Es que el doblaje españoliza las situaciones, hasta tal punto que si en alguna película americana el protagonista se encuentra con una familia de hispanos que no habla castellano, se suele cambiar en la versión doblada a una familia rusa o brasileña, para mantener la lógica del argumento. Y el Terminator tiene que decir “Sayonara baby” porque la versión original “Hasta la vista, baby”, no pegaba.

Porque una misma persona dobla a muchos actores muy diferentes

¿Te suena familiar la voz de un actor? No te extrañes, la mayoría de los actores de doblaje tiene varias franquicias de actores bien atadas. En efecto, sería “raro” que la voz en español de un actor cambiase de una película a otra – pero no se considera raro el doblaje en si – así que un mismo actor extranjero suele ser doblado siempre por la misma persona. Por este motivo, artistas tan diferentes como Tom Hanks, Tom Cruise, Nicolas Cage o Sean Penn tienen la misma voz en castellano. De la misma manera, si piensas que la voz de Robert De Niro en español se parece mucho a la de Dustin Hoffman, es porque la persona que les dobla es el mismo hombre, que además también hace de voz de Al Pacino, Sylvester Stallone o John Hurt.

Si al menos buscasen actores de doblajes distintos cada vez, pero no. Es mucho más cómodo para todos coger los 4 o 5 de siempre que tengan buena dicción y adiós diversidad.

Porque no existe un buen doblaje, solo uno menos malo

Finalmente, quería reaccionar a una frase que he escuchado muchas veces en este país, aquella de “en España la calidad del doblaje es reconocida como una de las mejores del mundo”. En primer lugar, cuando comparo el doblaje en Francia y en España, no veo que ninguno de los dos sea especialmente peor o mejor que el otro. De acuerdo, en algunos países un mismo actor dobla a todos los personajes de una película, y es muy feo, pero por lo general en los países desarrollados el doblaje se hace con presupuesto y de una manera profesional.

Y, sobre todo, es que decir que el doblaje español es bueno a mí no me dice nada, porque ser bueno en algo que en sí es malo no tiene sentido. Sería algo como decir: aquí destrozamos las películas originales, pero con clase. De acuerdo, mi tono es voluntariamente provocativo, pero es porque me parece importante llamar la atención sobre lo absurdo, feo, vago y contraproducente que es seguir doblando películas y series a esas alturas.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*