Algunas consideraciones sobre coches de empresa

coche-frontalPuede que estés pensando en tener un coche de empresa, o puede que ya lo tengas. Por eso me ha parecido interesante hacer algunas reflexiones sobre los vehículos de trabajo, en particular sobre el renting frente a la compra, la elección del modelo o algunos consejos para gastar menos carburante.

Si lo compras, es más barato, pero más trabajo

Una de las principales dudas que hay a la hora de optar por un coche de empresa es si merece más la pena optar por un renting o si es mejor comprarlo. En muchos casos, las empresas grandes optan por el alquiler, que tiene varias ventajas (cuota fija, seguro incluido, renovación periódica del vehículo), pero salvo gran capacidad de negociación, esta opción es más cara que la compra. Por eso puede compensar adquirir el vehículo, financiado por un mecanismo u otro, y cuidarlo mucho.

Luego hay forma de ahorrar en piezas, por ejemplo, comprando online. Aquí tienes más información sobre el portal expertoautorecambios.es, donde puedes comparar entre miles de referencias para encontrar el mejor precio.

¿Qué vehículo elegir?

No siempre es muy fácil saber qué modelo prefieres. Imaginando que optas por un tipo de vehículo como la berlina de media gama, tendrías opciones como el Opel Insignia, el Peugeot 508, o el Volkswagen Passat, entre muchos otros. Para decidirte no tendrás que comparar únicamente precios, sino por supuesto las prestaciones de los vehículos y otros elementos como la seguridad.

Hay muchas publicaciones que se dedican a hacer estudios comparativos, o a analizar un modelo en particular. Por ejemplo, en este artículo que habla del ya mencionado Opel Insignia, te dicen que el coche tiene más y mejor que antes, y te describen las novedades. La verdad es que los coches siempre han levantado pasiones, y no falta la información disponible para que puedas hacerte tu opinión.

coche-de-empresa-2Ahorrar en gasolina

Uno de los principales costes de un coche de empresa, lo tengas en renting o como activo propio, es el gasto en carburante. Para eso nunca viene mal repetir algunos consejos de sentido común para gastar menos:

  • Tener una conducción suave, progresiva y anticiparse.
  • Usar marchas más largas cada vez que se pueda.
  • Tener los neumáticos bien inflados.
  • Cuidar el mantenimiento del coche.
  • No llevar más peso de lo estrictamente necesario.
  • Optimizar los recorridos.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*